viernes, 9 de enero de 2015

CIENCIA: Origen de la Quieloscopía

Fueron los antropólogos los primeros en observar los fenómenos biológicos del sistema de surcos labiales. El término queiloscopía deriva del griego cheilos, labio, y skopeo, examinar.
R. Fischer fue el primero en describirlos en 1902. Hasta 1950, sin embargo, los expertos solamente mencionaron la existencia de estos surcos sin sugerir un uso práctico.

En Japón, Tsuchihashi y T. Suzuki, examinaron 1364 personas en el Departamento de Odontología Forense de la Universidad de Tokio entre 1968 y 1971 y lograron determinar  que las líneas ubicadas en la zona roja de los labios son únicos e individuales en cada sujeto, concluyendo que era posible utilizarlos para la identificación humana.
Desde entonces, antropólogos, odontólogos, médicos forenses y demás científicos e investigadores forenses se abocaron al estudio de los surcos labiales.
La primera investigación forense de quieloscopía se llevo a cabo en 1961 en Hungría, luego de un homicidio donde el autor, presumiblemente para no tocar una puerta de vidrio con sus manos manchadas con sangre, empujo la misma con su cara, dejando la impronta de sus labios en ella.

En el proceso de examen de la evidencia de marca labial, dejo demostrado su uso efectivo para la identificación en Criminalística al lograrse identificar al autor.

TE PUEDE INTERESAR